miércoles, octubre 11, 2006

Como un niño malcriado

Cansado de dormir en su condominio, decidió hacerse a la aventura, así que juntó valor para dominar su vértigo y pudo tirarse al piso que está a unos 30 cm de distancia.
La primera vez, estaba todo a oscuras, yo dormía y Adrián estaba apagando la pc, cuando de repente vio pasar un peluche flotando por el piso. Rápidamente prendió la tele (para que hubiese más luz) y me despertó:

-¡Pasó algo terrible!
-¿Qué?
-Se escapó Pelucón, ¡anda suelto por el piso!

Acto seguido, prendí el velador, y justo Pelucho estaba por ahí caminando lo más pancho (no tiene mucho instinto que digamos para cuidarse de posibles depredadores, anda paseando tranquilo, nada de andar escondiéndose, ni siendo precavido); así que lo agarré y lo devolví a su condominio. Serían las 23:30 hs.

Después, pasaron unas horas y nos dormimos. A eso de las 3:30 am, me despierto, y siento algo raro... que no podía identificar con claridad (no sabía muy bien si estaba soñando o despierta). Finalmente declaré:

-Me parece que Pelucón está en la cama, sentí que me caminaba.
-Sí, yo también.
-¿¿Pero cómo se subió?? (esperando una respuesta del tipo de: lo traje yo, poco probable, en realidad)
-Habrá trepado por el acolchado.

Vuelta a prender la luz y sí: Pelucón estaba en su lugar de la cama favorito, al lado de la rejilla de la ventilación.

1 Comments:

Blogger Sil said...

ejjejej que ternura!!!!
ojo con el aplaste!

a mi se me escapó Petunia y también me despertó a las 3 de la matina... imaginate a mi marido y a mi, dormidos y medio en pelotas tratando de agarrar una bolita de pelos que corría x todos lados :D

besugos!!!

11:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home